• Gestory

20 MAY BARRIOS MÁGICOS DE LA CIUDAD DE MÉXICO


Normalmente se escucha mucho hablar sobre los pueblos mágicos que se ubican alrededor de todo el país. Son esos sitios donde sus calles empedradas, sus lindos ríos o sus edificaciones coloniales le otorgan una identidad especial a todo el semblante que constituye sus parajes.

Esta iniciativa también llegó a la Ciudad de México, solo que en lugar de pueblos, aquí destacan los barrios mágicos. Por las 16 demarcaciones territoriales que componen la metrópoli, hay zonas por donde el tiempo no pasó. Entre sus calles se mantienen incólumes vestigios prehispánicos y virreinales; son sitios que no han dado cabida a la mancha urbana. Y es por esto que se catalogan como mágicos.

En la CDMX existen 21 de estos barrios. Algunos son ya muy sonados, como San Ángel, el circuito Roma-Condesa y Coyoacán. Pero hay otros que se esconden por las diferentes delegaciones y que valen la pena ser conocidos, recorridos y apreciados. Son lugares donde se respira un aire distinto, donde el ajetreo citadino desaparece y hasta un mismo capitalino se siente turista entre sus rincones. Atrévete a caminar estos lugares para volverte enamorar de la capital:


AZCAPOTZALCO

Delegación Azcapotzalco




En náhuatl, el topónimo de este sitio quiere decir “en el hormiguero”. Se trata de un nombre que alude a Quetzalcóatl y una leyenda que cuenta la vez que se convirtió en hormiga para entrar al Mictlán. Hoy por hoy, esta zona ocupa uno de los lugares más privilegiados en la reconstrucción del Valle de México. Y es que Tenochtitlán se levantó con el permiso del señorío tepaneca de Azcapotzalco. Por toda esta historia, conviene mirar a este barrio como uno lleno de cultura y arte. No dejes de visitar el Parque Tezozómoc y la Parroquia de los Santos Apóstoles.


PUEBLO DE IZTACALCO

Delegación Iztacalco



El primer asentamiento de Iztacalco data de 1309. Era un pueblo que fungía como puerto para la llegada y salida de las canoas que surcaban el Canal de la Viga. Después de la Conquista, la zona pasó a formar parte de la parcialidad llamada San Juan de Dios, y los franciscanos se encargaron de evangelizarla. El barrio todavía se define como un pueblo, pues sus habitantes son fieles a sus tradiciones. Una de las más fuertes es la religiosa, ya que aún se erigen varias parroquias y conventos de la época colonial.


SANTA MARÍA MAGDALENA ATLITIC

Delegación Magdalena Contreras


Es uno de los primeros barrios de la Ciudad de México que obtuvo un nombre fusionado, es decir, uno que apuntara a la tradición católica y otro a la mexica. Por la gran cantidad de agua que cruzaba el territorio, se construyeron plantas eléctricas a manera de escala. Estas se llamaron “dínamos”, y eran capaces de generar energía suficiente para todas las fábricas de la región. Ahora a esto se le conoce como el Parque y Corredor Ecoturístico Los Dínamos, y se ha vuelto un destino increíble para los fines de semana en la ciudad.


SAN PEDRO ACTOPAN

Delegación Milpa Alta




En náhuatl, Actopan significa “sobre tierra fértil”. Se trataba de una población pequeña que existía bajo el mando de Xochimilco. La zona es una muy tradicional, de hecho, para 1920, pese a que ya se contaban con varios avances de carácter industrial en la ciudad, San Pedro Actopan seguía sin utilizar agua entubada ni luz eléctrica. Es conocido por su rico mole, ya que la mayoría de sus habitantes se dedican a la elaboración de éste. Date una vuelta por sus calles y deléitate con su rica comida.


MIXQUIC

Delegación Tláhuac


Es uno de los siete pueblos originarios de Tláhuac, en sus principios, era una isla que se rodeaba por el Lago de Chalco. Para el virreinato, Mixquic era el responsable de suministrar a la CDMX con pescado, frijol, maíz y otros productos. Hoy, esta zona es conocida por la celebración del Día de Muertos que hace cada año. Es una festividad mística, hermosa e imperdible que tiene lugar en los panteones.


SAN AGUSTÍN DE LAS CUEVAS

Delegación Tlalpan


Los antecedentes de Tlalpan, la delegación más grande de la ciudad, se remontan al periodo entre 1500 y 1200 a.C. Un dato que pocos conocen de San Agustín de las Cuevas (o Tlalpan) es que aún cuenta con decenas de parroquias, templos y conventos que se edificaron desde la época de la Conquista. Y por este motivo, muchos de sus pobladores lo apodan como “el pequeño Vaticano”. Pasea por su zona centro para conocer detalles de la arquitectura ecléctica, comer delicioso o simplemente ver caer la tarde.


SANTA JULIA

Delegación Miguel Hidalgo


Alrededor del siglo XVI, para poder traer agua de Santa Fe, se construyó un acueducto de 900 arcos que pasaba por el Bosque de Chapultepec, doblando en el punto conocido como La Tlaxpana, en donde se levantó una hermosa fuente. Estos terrenos eran de los señoríos del antiguo pueblo de Tacuba. Pero luego de la Conquista, pasaron a ser propiedad de Hernán Cortés, quien plantó la huerta de Santo Tomás y mandó construir una capilla. Pronto se convertiría en una zona que albergó viviendas, pero lo más llamativo del barrio de Santa Julia sin duda son sus apabullantes iglesias.

Fuente: Texto extraído de https://mxcity.mx/2017/09/algunos-barrios-magicos-para-salir-de-la-rutina

10 vistas