• Gestory

31 MAY HISTORIA DEL AIRE ACONDICIONADO


Si crees que la lucha contra el calor y el uso de sistemas de enfriamiento del ambiente son cosas relativamente modernas, quizás el comienzo de este artículo te sorprenda en gran medida. Vamos a empezar describiendo la historia del aire acondicionado hablando, ni más ni menos, que de los antiguos egipcios. Es decir, hace miles de años.

La lucha contra el calor en el antiguo Egipto

Los antiguos egipcios ya empleaban determinados métodos que permitían que principalmente los faraones disfrutaran de temperaturas agradables, reduciendo el calor de sus estancias. Las paredes del palacio del faraón estaban formadas por grandes bloques de piedra, bloques con un peso que superaban las 1000 toneladas.

¿Cómo conseguían los egipcios enfriar el palacio del faraón?

Pues bien, cuando caía la noche, miles de esclavos se encargaban de desmantelar las paredes para transportar las piedras hasta el desierto del Sahara. Allí, las temperaturas durante la noche eran muy bajas, por lo extremo del clima desértico.

Así, las piedras se enfriaban muy rápidamente y antes de amanecer eran llevadas de nuevo al palacio y colocadas en su sitio. De esta forma, durante el día el faraón podía disfrutar de temperaturas cercanas a los 26 ºC. Temperatura muy inferior a la temperatura exterior, que era casi el doble.


El principio del aire acondicionado

Muchas veces se obvia este momento. En el año 1842, un tal Lord Kelvin inventó lo que podía considerarse el principio del aire acondicionado.

Este científico trabajó en algún sistema que permitiera conseguir un ambiente agradable, creando un sistema frigorífico hermético que a través de un gas refrigerante era capaz de absorber calor del ambiente.

¿En qué principios se basaba este invento?

Concretamente, este primer equipo relacionado con el aire acondicionado se basaba en 3 principios:

El calor siempre se transmite desde las zonas de mayor calor hasta las de menos. Por ejemplo, si metes una cuchara en un café caliente, el calor pasará del café a la cuchara, por eso esta se calienta.Cuando un líquido se convierte en gas absorbe calor. Esto puede verse fácilmente en tu propia casa. Si te echas un poco de alcohol en la mano, cuando este se evapora sentirás un poco de frío en dicha mano. Esto es porque absorbe calor. La temperatura y la presión no son cosas ajenas, sino que están relacionadas. De forma que en recipientes cerrados, hace falta menos calor para llegar a la misma temperatura. Piensa por ejemplo en una olla de tu cocina. Cuando está cerrada, su contenido se calienta más rápido que cuando está abierta.

Fuente: Texto extraído de www.aireacondicionado.blog/noticias/historia-del-aire-acondicionado/

1 vista