• ecuevas4

En esta época de COVID-19 ¿Puedo utilizar mis equipos de aire acondicionado?

Hay quienes no se deciden a utilizar sus equipos de aire acondicionado por miedo a que el coronavirus se haya instalado en él. ¿Es una posibilidad real?

Iniciamos la llamada "nueva normalidad" y muchos usuarios se preguntan si ¿pueden usar el aire acondicionado a pesar del coronavurus? la respuesta es sí, ya que la probabilidad de que el virus entre en el sistema de climatización es muy baja y se minimiza garantizando una renovación suficiente de aire.


Para un uso óptimo del aire acondicionado se recomienda, eso sí, "ventilar adecuadamente el hogar" de forma mecánica o natural y mantener unas condiciones interiores de temperatura "entre 24°C y 26°C, indica Samuel Casado, responsable de l Departamento de Estudios y Legislación de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC).


Además, conviene recordar las bondades para la salud de una temperatura agradable, pues un espacio climatizado de forma deficiente puede provocar enfermedades leves en el sistema respiratorio y el Síndrome del edificio enfermo.


¿Qué debo revisar en mi aparato de aire acondicionado?


si bien no hay recomendaciones oficiales o protocolos gubernamentales sobre el uso de los sistemas de aire acondicionado, las recomendaciones de los especialistas parten de los siguientes dos puntos:


1. sistema de filtración de aire: hay que tener en cuenta que, los filtros, esenciales en los sistemas de ventilación y climatización son los encargados de retener la suciedad del aire que pasa a través de las bocas de inyección y de extracción, su finalidad es, por un lado, impedir que los distintos dispositivos y aparatos que forman parte del sistema se ensucien y, por otro lado, que penetre la contaminación del exterior a los recintos ocupados o que se esté recirculando aire contaminado del mismo lugar.



2. Mantenimiento preventivo: la Agencia Para la Protección Medioambiental de los Estados Unidos calcula que el aire en interiores puede estar de dos a cinco veces más contaminado que el aire exterior. El término "síndrome de Edificio Enfermo" (SEE) describe situaciones en las que los ocupantes de un edificio presentan problemas de salud (dolores de cabeza, picor en los ojos, irritación de la piel, garganta seca e irritada, náusea, congestión nasal, aletargamiento, alergías fatiga, entre otros) y estos desaparecen al abandonar el edificio, y no le son atribuibles a ninguna enfermedad en particular.


La limpieza de los componentes del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) y purificadores de aire son parte de la solución para resolver los problemas de la calidad del aire interior. El mantener en óptimo estado el aire acondicionado resulta totalmente necesario para evitar cualquier tipo de problema de salud que pudiera derivarse de la utilización no eficiente de este tipo de dispositivos.



3. Limpieza periódica en ductos de aire: a pesar de que hay muchas fuentes de contaminación del aire interior, la más común en un edificio es el sistema HVAC. Según la BOMA (Building Owners and Managers Association) una de cada cuatro quejas es por una deficiencia en el sistema de ventilación. De acuerdo a los estudios realizados por NIOSH (Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional de los Estados Unidos), el 52% de las quejas son debido a una deficiencia dentro del sistema de ventilación.


Los sistemas de ventilación pueden introducir contaminantes del exterior, por si mismos pueden representar una fuente generadora de contaminantes, a través de sus ductos acumulan polvo, polen, hollín, bacterias y hongos lo cual hace que el aire al salir esté altamente contaminado.



4. Uso de luz utravioleta: actualmente en el aire acondicionado, la aplicación más difundida de luz UV es con fines germicidas y de forma muy concreta en los serpentines de enfriamiento, es decir, se utiliza para mantenerlos limpios, libres de algas u hongos, esto ayuda para mantener su eficiencia térmica y evita el uso de germicidas en las charolas de condensados.



5. Temperatura de termostatos: mantener la temperatura de los equipos en un rango de 23 y 26 °C para evitar que baje mucho y pueda ocasionar enfermedades respiratorias en los usuarios de los inmuebles. La colocación de guardas son recomendables para evitar que personal esté moviendo y cambiando los parámetros.





11 vistas