• ecuevas4

Estos son los módulos diseñados para trabajadores sanitarios en México

Miden siete metros cuadrados; cuentan con cama individual, baño y ropero.


Desde el pasado mes de mayo trabajadores de la primera línea de batalla ante el coronavirus COVID-19, dedicados a la enfermería y medicina, podrán dormir en espacios limpios y aislados cerca de los hospitales en donde atienden. El despacho de arquitectura Revolution diseñó para ellos unos pabellones de vivienda temporal, donde cada módulo mide siete metros cuadrados.


Su objetivo es proteger a los trabajadores sanitarios, ya que han observado que durante la contingencia han recibido ataques o han recurrido a dormir en sitios como sus automóviles para evitar contagiar a sus familiares. El primer pabellón, compuesto por 12 módulos.


Las pequeñas habitaciones cuentan con un dormitorio, ropero, lavamanos, regadera, calentador solar, cisterna y WC. Está construido con madera de pino y una selección de plásticos biodegradables, por lo que su instalación es sencilla, sustentable y con una mínima huella de carbono.




Pero este proyecto tiene una gestación que va más allá de la crisis sanitaria actual que se vive en todo el mundo. La idea nació tres años atrás, cuando en México se registró un terremoto fatal que derribó, aproximadamente, 150 mil hogares.


Cuando comenzaron los problemas durante la pandemia reforzaron aún más su idea de crear espacios pequeños: su fácil instalación, temporalidad, los lugares en donde deben ser adaptados, el aislamiento y su costo. Aunque el costo promedio de cada módulo es de 77 mil pesos, varias empresas se han aliado para que sean instalados de manera gratuita.


El objetivo del despacho de arquitectura era elaborar los planos y liberarlos para que cualquiera pudiera construir los pabellones. Por lo que se acercaron a la Cruz Roja para que la institución dispusiera de los diseños, sin embargo, acordaron dar un paso más y buscar el financiamiento, al que ya se sumaron más de una decena de compañías.


Los productos forestales serán donados por Lumin Uruplay, las superficies por Ralph Wilson la tornillería Spax international, las ventanas Saint-Gobain, la madera para construcción Construmaderas, la mano de obra Grupo Dovela, entre otras múltiples compañías nacionales e internacionales.


Pero su objetivo no sólo se reduce a la duración de la pandemia; también que se done a gente que no tiene hogar o personas en situación de extrema pobreza. Son viviendas sumamente económicas, por lo que cuando pase la crisis de COVID-19, quieren seguir sumando esfuerzos para brindar vivienda y que el prototipo continúe evolucionando.







2 vistas