• ecuevas4

La importancia de la impermeabilización

Con la llegada de las lluvias aumentan los problemas de infiltración en casas y edificio que, si no se resuelven adecuadamente, provocan daños permanentes en las estructuras y, sus soluciones, son realmente caras.

Aunque nos cueste creerlo, el agua es uno de los agentes más agresivos con los materiales constructivos. Su presencia o la de la humedad en los edificios puede ser el causante de la degradación de los elementos que forman la estructura del inmueble, como por ejemplo las cubiertas. Es por eso que siempre será aconsejable llevar a cabo trabajos de impermeabilización de terrazas transitables, fachadas o azoteas.


Pero este trabajo no se realiza únicamente en edificios destinados a viviendas, sino que es necesario en todo tipo de obra civil, como por ejemplo en presas o depósitos, reforzando cualquier elemento de contención. Lo mismo ocurre con aquellas instalaciones destinadas a la circulación del agua, como el alcantarillado, tuberías o canales.


El hecho de proteger los materiales de la degradación que provoca el agua consigue evitar muchos problemas futuros, como la pérdida y destrucción de los mismos o la misma contaminación de las aguas.

Por lo tanto, en todo tipo de obras es imprescindible adoptar todas las medidas posibles para que esto no ocurra. La impermeabilización de terrazas transitables, de azoteas o patios es la manera más efectiva de luchar contra los efectos del agua en los materiales constructivos.


En la construcción de inmuebles es bastante habitual que nos encontremos con problemas de humedad o filtraciones por culpa de diferentes defectos en la impermeabilidad de los materiales. La presencia de vías de agua, humedades o filtraciones no hace más que provocar inconvenientes de durabilidad en los edificios.


Solamente así seremos capaces de impedir que el agua siga haciendo estragos en los edificios, colocando una barrera que impida su paso de una forma eficaz.


Los trabajos de impermeabilización cuentan con otro beneficio claro, ya que servirán para proteger y aislar diferentes superficies de un inmueble, reduciendo notablemente la pérdida de calor en las viviendas y disfrutando de un ambiente mucho más confortable


Gracias a la impermeabilización de fachadas o terrazas estaremos trabajando para evitar a toda costa la rotura por congelación que puede llegar a corromper muchos elementos constructivos.


Lo mismo ocurre en la obra civil, sobre todo en lugares tan delicados y tan expuestos a los estragos del agua y la humedad como pueden ser las presas, las cubetas o los depósitos. La importancia de proteger todos los materiales evitará su futura degradación y las posibles filtraciones y pérdidas de agua.

9 vistas