• ecuevas4

Mantenimiento que garantiza el desempeño

Para que los sistemas HVACR tengan un óptimo funcionamiento, es importante tener una buena rutina de mantenimiento para su cuidado y limpieza.


Existen dos tipos de mantenimiento:


Preventivo: se refiere a aquellos procesos que se realizan a un equipo para conservar su buen funcionamiento, como limpieza, lubricación, pintura, etcétera.


Correctivo: se aplica para solucionar deterioros en los sistemas, por tanto, hay que seguir el protocolo de mantenimiento adecuado al producto.


Nos enfocaremos en el mantenimiento preventivo, cuyos beneficios se reflejan no solo en el buen funcionamiento de los equipos, sino también en ahorros eléctricos y económicos. Uno de los detalles más importantes a considerar es la limpieza constante, ya que esta prolonga la vida de las unidades y brinda seguridad, pues los productos trabajarán de la mejor manera siempre que se requiera.


Para que toda la superficie de las aletas entre en contacto con el aire y se dé un mejor y más rápido flujo de energía, a través de estas, es necesario:

  • Lavar los serpentines constantemente solo con agua.

  • Retirar el polvo o cualquier tipo de sedimento que pueda obstruir la transferencia de calor.

El resultado de estas acciones se ve reflejada en el hecho de que la temperatura deseada se alcanza en menor tiempo, por ende, todos los componentes que hacen posible la transferencia de calor se desgastan menos y alargan la vida útil de los equipos. Esto influye en un ahorro eléctrico o de diésel, dependiendo del tipo de aparato.


En sistemas pequeños parecería que se facilita el trabajo de revisión, pero tanto en unidades de menor tamaño como en grandes equipos es necesario mantenerlo junto con la limpieza constante, a lo largo de toda la tubería y en los componentes. Cada elemento cumple con una función, por ejemplo, en caso de fuga en el sistema, sería más fácil detectarla si el sistema se conserva en buenas condiciones de limpieza. Recuerda que si la tubería y los accesorios, incluido el compresor, tienen un buen mantenimiento, será más sencillo detectar problemas.


Una excelente práctica es realizar una rutina de revisión en todos los diferentes elementos del equipo, es decir, accesorios, componentes eléctricos, arneses, sensores, así como la observación de parámetros de configuración, etcétera.





Con información de la revista cero grados celsius.


27 vistas