• ecuevas4

Salud en el aire: limpia y desinfecta tu sistema de aire acondicionado

Te presentamos las diversas alternativas que existen para limpiar y mantener desinfectado tu sistema de aire acondicionado, aunque estos cuenten en un inicio con los elementos necesarios para mantenerse limpios, en algún momento pierden su eficacia, o bien los componentes no son suficientes para garantizar el uso de sistemas de aire acondicionado en la actual emergencia sanitaria.

Cuando nos referimos a sistemas de aire acondicionado hablamos de todos sus componentes, de los equipos que lo acondicionan hasta los dispositivos que distribuyen el aire en el recinto acondicionado: paquetes, unidades manejadoras de aire (UMAs), ductos, difusores. etc.


Determina previamente los posibles contaminantes

Para tener y mantener limpio un sistema de aire acondicionado lo primero que hay que hacer es determinar el tipi de contaminantes a los que estará o estuvo expuesto. Dichos de otro modo, necesitamos conocer qué es lo que debemos eliminar y saber qué hacer después para evitar o minimizar la presencia de esos contaminantes. Con este análisis podremos conocer las acciones para desinfectar nuestros sistemas, así como los equipos necesarios a instalar para evita la contaminación.


Es imposible mencionar que no es lo mismo higienizar y mantener limpio un sistema expuesto a los contratiempos de una cocina, que uno que haya estado procesando aire de la ciudad o de un determinado tipo de industria (petrolera, papelera, farmacéutica), o de un recinto dedicado al cuidado de la salud.


¿Cómo limpiar y/o desinfectar tu sistema de aire?

Ahora bien, limpia y/o desinfectar un sistema debe tener como resultado final que éste quede listo para distribuir aire seguro para los usuarios de las áreas acondicionadas; en otras palabras, debe estar libre de contaminantes que pongan en riesgo la salud. Para ello, debemos limpiar todos los elementos que constituyen el sistema utilizando el método, herramientas y materiales necesarios. Por lo tanto, debemos limpiar para eliminar polvo, materiales químicos y, sobre todo, contaminantes biológicos.


Limpieza de polvo

Para eliminar el polvo hay que hacer una limpieza física. Ésta consiste en utilizar elementos como cepillos, aspiradoras, entre otros. En el caso de las UMAs y/o equipos tipo paquete, lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que el equipo está y permanecerá apagado durante toda la operación de limpieza.


Para ello, hay que colocar un candado de seguridad en el interruptor que suministra la energía al equipo para garantizar que éste no se vaya a encender. Posteriormente, hay que retirar todos los filtros, pasar el cepillo escoba o trapo por los rieles donde se instalan los filtros, el piso y las paredes del equipo. También debemos utilizar una aspiradora para evitar que el polvo se introduzca en el ducto o se impregne en el serpentín. Cuando la limpieza física se hace en los ductos, estas herramientas se adecuan para moverse dentro de la red de ductos. Se pueden emplear cepillos rotatorios acopiados a elementos móviles (chicotes) operados manualmente, o bien, que se encuentren montados en robots equipados con cámaras que permitan manipular vía remota el dispositivo y así lograr una mejor limpieza.


Desinfección del sistema

En algunas ocasiones es necesario usar algún tipo de compuesto químico para remover cierto tipo de suciedad que se impregna. Un buen ejemplo puede ser la impregnación de sales en los serpentines o la grasa en algunos ductos.


Siempre que se utilicen sustancias químicas, debemos cuidar dos aspectos:

  1. La seguridad del operador que lo va a aplicar. Para ello, debemos conocer los efectos que dicho producto puede provocar para poder dotar a nuestro personal del equipo de protección personal (EPP) adecuado.

  2. Saber ¿Cómo afecta a nuestro sistema (equipo o ducto) la sustancia? Debemos evitar usar compuestos que dañen los elementos del sistema o causen corrosión.

Dichas sustancias o compuestos siempre deben aplicarse siguiendo las instrucciones del proveedor o fabricante: con aspersor, con trapo, directamente, diluido, etc. De esta forma evitaremos o reduciremos el daño por corrosión, sólo por mencionar un ejemplo. Cuando llevamos a cabo este tipo de limpieza debemos limpiar todos los componentes del sistema: los equipos (UMAs, fan & coil, evaporadoras interiores como minisplits) ductos y difusores.


Una vez que el sistema está aseado, debemos asegurarnos de que durante la operación se proporcione aire limpio y seguro. Para ello, utilizaremos dos tipos de componentes: pasivos y activos.


Componentes Pasivos

Este tipo de componentes actúan sólo cuando entran en contacto con el aire y únicamente en el sitio donde están instalados:

  • Filtros físicos: En relación con este componente, la sugerencia es que se dote al sistema con el filtro de mayor eficacia con el cual el equipo pueda operar. Si el equipo sólo puede funcionar con filtros MERV-8 o con filtros de muy baja eficiencia, no hay por qué preocuparse. Existen alternativas para mejorar la calidad del aire, pero es muy importante instalar el filtro físico y seguir el procedimiento adecuado para su remplazo o limpieza cuando sea necesario.

  • Filtros químicos: Se utilizan para eliminar contaminantes en fase gaseosa o algunos aerosoles. Usualmente se trata de carbón activado, pero también hay otras sustancias que tienen la capacidad de reaccionar con los contaminantes. Estos filtros funcionan cuando se oponen al paso del are para que los compuestos que se desea eliminar reaccionen y se eliminen.

  • Emisores UV-C: Actúan Sólo cuando el aire pasa por su ubicación y es la única oportunidad para eliminar la carga biológica. Cuando se utiliza este elemento desinfectante o purificador, el aspecto más importante a considerar es calcular la dosis de radicación adecuada para eliminar el o los patógenos que sabemos o suponemos viajan en el aire. Luego, es necesario conocer el flujo de aire y la capacidad de radiación del emisor.

Componentes activos

Son aquellos elementos que se producen o generan en algún punto del sistema (dentro del equipo o en los ductos) y que se transportan en la corriente de aire. Su acción es durante su traslado o una vez que se "descargan" en el recinto que se acondiciona.


  • Iones: Existen equipos denominados ionizadores cuyo su funcionamiento consiste en la producción de iones. Algunos sólo producen iones negativos (la mayoría de los contaminantes tiene carga positiva), pero existen también los que producen iones negativos y positivos, y por lo tanto, abarcan todo el espectro de contaminantes. Estos dispositivos se instalan en algún lugar del sistema. Producen de forma continua iones que se incorporan al aire durante el trayecto van eliminando los contaminantes (reaccionan electrónicamente). Algunos de los iones no se "encuentran" con ningún contaminante y son descargados en el recinto que se acondiciona. Es ahí en donde actúan sobre los contaminantes.

  • Aerosoles: Es común que en algunas aplicaciones se utilicen aerosoles de sustancias químicas para eliminar contaminantes. De la misma forma que en los ionizadores, estos dispositivos se instalan en algún lugar del sistema desde donde inyectan a la corriente de aire el aerosol que están produciendo. Usualmente esta producción no es continua y se programa por intervalos de tiempo en función del efecto deseado y de la capacidad reactiva de los compuestos utilizados. El objetivo de este tipo de equipo es no causar daño a la salud de los ocupantes. Un ejemplo de estos dispositivos son los ozonizadores o generadores de ozono.

  • Fotocatalización: Esta tecnología se basa en el principio reactivo de la radiación UV. A partir del uso de un emisor de luces UV-C encapsulo en una celda recubierta de material higroscópico, se induce una reacción que descompone las moléculas de oxígeno (O2). Al separarse los dos átomos de O2, éstos reaccionan inmediatamente con las moléculas de agua concentradas en el aire circundante, por efecto del material higroscópico, en forma de vapor (humedad), Esto genera moléculas de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), un poderoso oxidante capaz de eliminar una enorme cantidad de contaminantes, incluidos los orgánicos (patógenos). Etas moléculas de H2O2, al igual que todos los compuestos activos, viajan en el aire y reacciona con los contaminantes eliminándolos.

En conclusión, desinfectar los sistemas de aire acondicionado, requiere de dos acciones, la primera es la limpieza previa de los equipos y la segunda dotar al sistema de elementos que eliminen los patógenos del aire que se acondiciona.



4 vistas0 comentarios