• ecuevas4

Tras 11 años de construcción, el Túnel Emisor Oriente, el más grande del mundo esta listo

La construcción ha finalizado siete años después de lo previsto, pues debía haberse acabado a finales del 2011, un retraso que se ha traducido en un sobrecoste de unos 20 mil millones de pesos (unos mil 24 millones de dólares).

La instalación, que dará servicio a más de 20 millones de personas de Ciudad de México y alrededores, tiene 62.4 kilómetros de longitud, desde la alcaldía Gustavo A. Madero de la capital metropolitana hasta el municipio de El Salto, en el estado de Hidalgo, y 150 metros de profundidad en su pozo más profundo.


La principal función de este túnel, que ha costado 33 mil 800 millones de pesos (unos 1.731 millones de dólares), es la de evitar los recurrentes problemas de encharcado e inundaciones de la zona y conducir las aguas negras.

El túnel cuenta con 24 pozos o lumbreras, además de una compuerta de salida del agua que lo conecta con la desembocadura del Túnel Emisor Central, antes de llegar al río Tula.


El 35 % de las aguas que saldrán por el túnel, sin embargo, nunca llegarán al río, sino que se canalizan a la Planta de Tratamiento de Atotonilco, desde donde se abastece a campesinos del Valle de Mezquital.


Esta obra ayudará a reducir la carga del ya existente Túnel Emisor Central, operativo y sin revisar desde hace 44 años.

El TEO, gracias a su diámetro de siete metros, es capaz de acaudalar 150 metros cúbicos por segundo, lo que equivale a quince camiones cisterna.


Esa capacidad de drenaje se explica en gran medida por la pendiente que acumula el túnel desde su inicio hasta su desembocadura, un diseño pensado para que no precise de ningún sistema de bombeamiento de agua.


Desde 2013, está en funcionamiento un primer tramo del túnel, entre el distrito Gustavo A. Madero y el municipio de Ecatepec, colindante con la capital mexicana, que abastece a 1.5 millones de personas.




3 vistas